martes, 21 de mayo de 2013

Cuando la música Termina

Los relámpagos se escuchan a lo lejos, el golpe de la lluvia suena sereno, y el piano de Manzarek comienza su hipnótica danza, cadenciosa, sensual, rítmica. Cabalgando hacia el infinito. Es el sonido de una generación. La concepción de la psicodelia imploto en su mente naciendo un cúmulo creativo cuyo eco reverbera en las paredes de nuestros recuerdos. El mesmerismo de su sonido es intoxicante y envuelve los sentidos.



Gracias por los recuerdos, por la música, por la experimentación. Cuando un músico muere, nos toca y su legado queda impregnado de nuestras vivencias, nuestros estados de ánimo, nuestros recuerdos. Podemos evocar la primera vez que descubrimos su música, su filosofía, nuestra identificación inmediata durante la adolescencia y el enganchamiento de por vida que con la distancia se antoja bohemio.

 

Cuanta razón tenia Wiliam Blake: “Si las puertas de la percepción se purificaran todo se le aparecería al hombre como es, infinito.” Ahora ray saluda a jim y reúnanse para cabalgar a la serpiente por última vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario