domingo, 14 de abril de 2013

La niebla

Había tardado en verla porque no me llamaba la atención  pero debido a que la encontré en la televisión  y la tenia guardada entre mis pendientes decidí verla, y opte por cambiar a mi versión de mkv en hd para mejorar un poco la imagen y quitarme los insufribles comerciales.


Frank Darabont se ha caracterizado por adaptar obras de Stephen King, en el cine. Ejemplifiquemos para ello milagros inesperados y sueños de fuga. Además tiene la particularidad de reunir el elenco de the walking dead, para la película que reseñamos hoy. La cinta está plagada de guiños. 


Comenzando desde su naturaleza lovecrafniana en donde criaturas inimaginables escapan por un portal dimensional al más puro estilo de Chutulu. Incluso los tentáculos cefalópodos de una criatura que emerge de la imaginación en un recurso que tanto éxito le diera a Lovecraft. Basado en el horror creado por la imaginación, Onírico y subjetivo. La idea construida a base de la pregunta ¿qué hay atrás de los tentáculos? funciona más que ver directamente a los engendros infernales. 


Y aquí es donde encontramos el punto débil de la película. Las entidades funcionan bien escondidos en la niebla, pero los primeros planos se ven falsos demasiado digitalizados. Aunque esto pudiera obedecer más a cuestiones de presupuesto. Por otro lado la historia que relata King no es nueva. Es un recurso reciclado de títulos como Maximum Overdrive que la he visto con infinidad de nombres como ocho días de terror, o la rebelión de las maquinas, donde un grupo de personas queda encerrada en una gasolinera debido a que toda máquina cobra vida y comienza a matar a gente, incluidos unos trailers que desarrollan personalidad propia.



Recordemos la cara del duende verde en uno de ellos. Otro ejemplo de esto, es la cúpula, donde una localidad parece encerrada por una barrera invisible de origen desconocido. Aunque esto podría ser plagiado desde mi personal punto de vista por la idea que Luis Buñuel tratara en el ángel exterminador. Pero eso ya sería salirme del costal. Regresando a la niebla, la adaptación del guion me parece bastante bien planteado desde la perspectiva antropología. El comportamiento humano en situaciones extremas. Donde desencajado de su realidad comienza a bordear los límites de la locura, el fanatismo y cualquier medio psicológico que lo ayude a sobresalir y le dé una solución a su problemática.

La efervescencia religiosa presentada en la película es en momentos insufrible, paranoica y fanática, sin embargo es el típico comportamiento humano. Bajo una presión psicología y el miedo a lo desconocido, fuera de la comprensión lógica, racional y humana. El final es completamente inesperado, quizás uno de los mejores que he visto en el cine y no lo mencionare para no introducir spoilers.


Pero es un guiño efectivo a la ironía que los escritores de la dimensión desconocida solían usar para terminar sus historias. Fracturados de la línea argumental que dejan pensando al espectador como se comportaría en una situación similar. La más excelso, el coloso amorfo del final que acentúa el pesimismo constante que impregna a la película, con the sacrifice de dad can dance.