viernes, 27 de julio de 2012

Amadeus


En 1984 Milos Forman estreno Una fantasía histórica basada en el personaje de Johannes Chysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart. Mejor conocido como Wolfgang Amadeus Mozart, lo que nos lleva a la pregunta: ¿De dónde sale el Amadeus?. Se trata de la versión latina de la palabra griega Theophilus, que significa “el que ama a Dios”. Sin embargo, Mozart usaba variantes de la palabra latina, como Amadeo, Amadè o, más a menudo, Amadé.


La película contiene una visión muy libre y personal de Forman, ya que no se trata de una biografía, de hecho el guion está basado en la obra teatral de Peter Shaffer, quien fungió como guionista de la cinta. Dándole un trazo fantástico.



La película cuenta la vida de Mozart narrada por su rival, Antonio Salieri quien intenta suicidarse. Al ser encontrado por sus criados es llevado a un manicomio bajo el temor de que recaiga en sus intenciones. Ahí conoce al Padre Vogler. Con quien se confiesa de pecado de envidia y comenzamos a ver bajo la maravillosa interpretación de F. Murray Abraham, como su retorcida psique comienza a fraguar una animosidad imperiosa contra el músico austriaco, que lo lleva a según el asesinarlo.


Forman dibuja a un Mozart, encarnado por Tom Huncle, casi como un rock star. Mujeriego, jugador, alcohólico pero brutalmente genial, eje de la enemistad de Salieri. Cabe resaltar aquí a pesar del colosal trabajo de Abraham en la película, Que el director quería crear polémica con la imagen de Mozart. Logrando un equilibrio perfecto que se nota, ahora solo a la distancia. En su momento los más críticos fans se le fueron a la yugular por su estrambótica visión de Mozart, incluida su estrafalaria risa. En su día fueron también muy criticadas otras inexactitudes históricas, aparte de la risa de "Amadeus", que podemos recordar aquí: así, el papel que se le da a Salieri no es ni remotamente parecido al real, desde luego él no encargó el Requiem, sino el conde Walsegg, que envió a un emisario ante Mozart, y pretendía hacerse pasar por el verdadero autor. 



La versión más nueva, que se encuentra afortunadamente en mi casa, es una edición especial del director de tres horas, que se contrapone con la normal de dos horas y media pudiera ser pesada para los no amantes del cine de época. Un acierto del director es el tratamiento que le da a la música de Mozart. La escena donde se concibe el réquiem con un músico cansado, enfermo y postrado en una cama, es el clímax de la película. Vemos como la óptica del director desgaja la composición y nos muestra una soberbia escena de como Mozart concebía la música en su cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario